Black Panther: Wakanda Por Siempre

Ryan Coogler con Black Panther le dio a Marvel su primera nominación a mejor Película en la historia de los Premios de la Academia. Lo que también marcó la primera ocasión en que un filme basado en un cómic sería nominado en la categoría.

Black Panther, con Chadwick Boseman, se volvió un referente cultural para los Afroamericanos. Y en un ejemplo a seguir en lo que a representación cultural digna se refiere en las grandes producciones.

Tras la inesperada muerte de Chadwick, por un padecimiento de cáncer que sólo conocían sus más allegados. Marvel se dio a la tarea de continuar el fenómeno de la forma más respetuosa posible. Sabiendo que no había forma de dejar contento a todo el mundo ante una situación tan desafortunada.

Con Black Panther: Wakanda Por Siempre, Coogler logra en general un resultado positivo. Sobretodo en lo que a se refiere al manejo de la pérdida y el luto que tanto actores y personajes experimentaron.

La película se centra sobretodo en Shuri (Letitia Wright). La hermana del rey T’Challa, un personaje al que identificábamos como un genio científico y una de las mentes más brillantes del MCU. Incluso por encima de Tony Stark (Robert Downey Jr.).

Shuri busca restituir a la Pantera Negra, mientras la oculta nación de Talocan amenaza con una guerra a Wakanda para proteger sus secretos y ubicación del mundo.

Angela Basett, quien personifica a la reina Ramonda, y Letitia Wright llevan el peso emocional del filme. Mientras que la historia como el mundo tienen que seguir adelante.

Por otro lado Coogler, con la ayuda del productor Nate Moore, introduce el mundo de Talocan. Una civilización submarina que rivaliza en poder e importancia con Wakanda. Con mitologías y elementos mayas muy bien investigados y reinventados. Que llevan a esta película a utilizar tres idiomas, inglés, español y maya.

La música, sobretodo latina, con la curaduría de Camilo Lara y la partitura de Ludwig Göransson. Le dan a la película la atmósfera necesaria en los momentos emocionales y en la acción.

Lo que da como resultado un filme fuerte en emociones y rica en acción. Que destaca en las excelentes actuaciones de Angela Basett y Tenoch Huerta, quien con Namor se convierte en uno de los mejores antagonistas de Marvel. Y Angela por su parte, se cimienta como una fuerte candidata a la nominación a mejor actriz de reparto de la próxima temporada de premios.

Tiene algunas deficiencias de guion. Que en general no arruinan la experiencia, pero que en otra circunstancia podrían restarle unos 15 o 20 minutos. Además de limitar el tiempo en pantalla de personajes favoritos del público como Nakia (Lupita Nyong’o), M’Baku (Winston Duke) y la recién llegada Namora (Mabel Cadena).

En resumen es una experiencia emocional, que aunque no llega al nivel de la primera, expande el universo cinematográfico de Marvel de manera orgánica y sale airosa en una situación imposible.

Autor

¿Qué te pareció este articulo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.