photo of woman assisting man
Photo by Eren Li on Pexels.com

Empatía no es simpatía: la experiencia de acompañar

Escribir acerca de empatía es un tema complejo, ya que habla de la capacidad para participar afectivamente en la realidad de otro y, por lo tanto, habla de una conciencia de estar. Ante situaciones de solidaridad, el estar presente se puede confundir con el ser simpático más que empático, ya que se realiza un intercambio de opiniones y lo que se busca por instantes es el momento en conjunto, más que el estar incondicionalmente. 

El primer paso para crear ese momento empático sería voltear la vista a la real necesidad del otro omitiendo juicios, opiniones o creencias. Por eso, en este mes de julio, Soft Magazine en su sección “Salud, bienestar y familia”, tiene elaborado para ti un artículo dedicado a los conceptos de empatía y simpatía que surgen ante los momentos de enfermedad, tristeza, pérdidas y reacomodos.

Lector, ¿conoces el término “empatía”? En un periodo vacacional donde todo pasa, en una enfermedad donde todo es inesperado o en un cambio, la vida genera la sensación de incertidumbre y entonces suele surgir la frase “ponte en el lugar del otro”. Sin embargo, esto no suele funcionar muy bien en la práctica. Si bien es claro que a veces uno intenta ponerse en el lugar del otro, es casi imposible porque no se cuenta con la historia, pensamiento y sensaciones del otro. Entonces, en algunos casos, lo que sucede es que desde fuera se trata de empatar y simpatizar, pero desde el acto de coincidir o estar al mismo tiempo, sin intimar. Y es algo que se aproxima al acompañamiento.

couple at the lake
Photo by Yan Miranda on Pexels.com

De acuerdo con el diccionario de uso de María Moliner, alguien que nos acompaña en cada artículo, la empatía se entiende como “la capacidad de una persona de participar afectivamente en la realidad de otra”, mientras que simpatizar está relacionada más con una relación, describiéndola como “la actitud afectiva hacia otro”, es decir, simpatizar, entonces la entenderemos como la acción de sentir agrado hacia algo o alguien.

La pandemia de Covid dejará en esta década una huella inevitable. La incertidumbre de la primera ola, la segunda ola… la quinta ola de Covid con todas sus variantes, en todas las edades, sin importar vacunación o creencias políticas. Y con esto, la práctica de la empatía se ha visibilizado aunque no siempre es clara y entendible.

¿Te ha pasado que por un mes olvidas el Covid y, cuando regresas de ese estado, vuelven a ti las historias de los enfermos? Parece que o ya todos han enfermado o fue un sueño; el punto es que sus repercusiones siguen vivas y este mes te invitamos a empaparte de los términos “empatía” y “simpatía”, ya que esto podría favorecer el vivir en una sociedad que haga comunidad apoyando sin importar las circunstancias.

¿Por qué mezclar una enfermedad con las vacaciones? Ese periodo en el que se baja la guardia y se invita a la espontaneidad, donde surgen muchas ideas, muchas cosas espontáneas, y el contacto con otras personas y territorios podría ampliar experiencias para el surgimiento de nuevas cosmovisiones. 

Recordando lo propuesto en nuestro artículo dedicado a vacaciones en abril 2022, algunos científicos dedicados al estudio de la química cerebral y manejo de estrés, recomiendan ampliamente el reservarse un tiempo para no hacer ni planificar nada durante las vacaciones. Indican que para llevar una vida saludable, el ritmo importa y aquí agregaremos que, el estar atento a las necesidades del otro y ser empático, permite crear vínculos que favorezcan la comunicación.

Pero, ya mencionamos que estar en los zapatos de otra persona es un trabajo de conciencia y capacidad de estar en el otro, por lo que, en base a lo propuesto por Dolores Rizo, sugerimos que aperturar la mente y la actitud hacia la simpatía promoverá el “coincidir” y compartir los valores de otras personas, simpatizando con amigos y con personas que coinciden en algo en la vida. En vacaciones podría ser difícil “ponernos en el lugar de otro” si no lo conocemos, pero si simpatizamos podemos acompañar y evitar algunos problemas

crop woman tapping shoulder of frustrated female friend
Photo by Liza Summer on Pexels.com

Empatía será el expresar respeto hacia las diferencias sin juzgar; simpatía es compartir valores, aficiones, creencias, etc.

Cada persona debe descubrir cuál es el modo de acompañar a los que le rodean para evitar generar ansiedad, enojos y estrés a todo el sistema de bienestar físico, espiritual y emocional. 

A veces, en nuestra vida diaria, creemos ser empáticos, cuando en realidad buscamos estar bien con los demás. Agradar a la otra persona para obtener su aprobación no es empatizar, es simpatizar para obtener algo a cambio.

Recuerda, lector, una persona que practica la empatía realmente se pone «en el lugar del doliente». Como dice Brené Brown: “La empatía alimenta la conexión; la simpatía impulsa la desconexión”. La gente quiere sentirse escuchada y comprendida, no compadecida.

Las vacaciones entonces son la época perfecta para graduar el ritmo de vida y poder disfrutar del alto total, estrenando experiencias que accionen las capacidades para entender a un tercero y convivir en armonía acompañado.

FUENTES:

  1. La empatía no es simpatía- la mente es maravillosa. Dolores Rizo, agosto 2019 
  2. Empatía y simpatía, ¿cuales son sus diferencias? Terapify, 2021
  3. Diccionario de uso. María Moliner

Autor

¿Qué te pareció este articulo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.