Rius: una parte de la historia a su 饾搨鈩答潛冣劘饾搰饾挾

脷nico e irrepetible, excomulgado de la iglesia cat贸lica; Eduardo Humberto del R铆o Garc铆a, public贸 bajo el pseud贸nimo de Rius. De seminarista a caricaturista, y en otras de sus facetas lleg贸 a complementar su trabajo como historietista y escritor. Su talento lo manifestaba en trazos de s谩tira, un retrato de esta sociedad en la que le toc贸 vivir, y a pesar de la censura nunca quit贸 el dedo del rengl贸n.

Fue amante de la izquierda cuando public贸 鈥淐uba para principiantes鈥, pero con el tiempo la decepci贸n le hizo publicar en 1994 鈥淓s una l谩stima鈥, contra el r茅gimen de Fidel Castro. Nos reflej贸 que Marx no pod铆a ser entendido por las dictaduras, y menos por las de izquierda. Camin贸 un sendero minado por la decepci贸n de la sociedad, a la que dibujaba como la ve铆a en su mente.

Tambi茅n fue cr铆tico de la situaci贸n de su pa铆s, con 250,000 ejemplares vendidos de su historieta llamada 鈥淟os Supermachos鈥, que fue obligado por el gobierno a quitar aquellos personajes que evidenciaban con total raz贸n a los pudientes de su 茅poca, no se rindi贸 y fue as铆 como cre贸 鈥淟os Agachados鈥, otra historieta con el mismo entretejido,鈥淓stoy hasta la madre del humor pol铆tico. Son temas que lo cansan a uno porque no resuelven los problemas. Estoy cansado de ocuparme de los pol铆ticos鈥 como la mayor铆a de los mexicanos鈥
Abarc贸 todas las tem谩ticas, pero costumbrista, de ilustraci贸n r谩pida, espontanea, aunque 茅l mismo se refer铆a a su trabajo como 鈥淗orrorosos monos鈥

鈥淗itler para masoquistas鈥 lleg贸 antes que el supermercado de las sectas, dando ese tinte de humor que solo en una sociedad absurda puede ser un buen chiste mal contado. Todo lo rid铆culo cobra vida en el reflejo de la actualidad, pues eso somos. Cuestiona los rituales y los admira, como el bien se dec铆a, un ateo cristiano, pues los m谩s cristianos no practicaban como 茅l.
Lo conoc铆 firmando ejemplares de su libro 鈥淓l Fracaso de la educaci贸n en M茅xico鈥 vendi贸 m谩s de lo que pudo firmar aquella tarde, espontaneo se levant贸 y se despidi贸 de sus lectores que se quedaban sin la firma, pero con un gran trabajo.
En el fracaso de la educaci贸n en M茅xico cuestiona la democratizaci贸n del Estado, y es que a los profesores no se les ense帽a a ense帽ar, copiamos el modelo educativo de los Estados Unidos, pero eso a nosotros no nos sirve para nada.
Se firmaron tantos convenios y se echaron abajo tantas reformas, pero a los maestros se les paga una miseria por echarse al hombro a estas nuevas generaciones, y los sindicatos, esos son una mafia. En el libro cuestiona la ineficacia del sistema educativo desde todos los 谩ngulos.
鈥淟os m谩s interesados en que no haya una buena educaci贸n son los gobernantes, el poder, el sistema; a ellos les interesa que la gente est茅 sumida en la ignorancia; ellos felices de que los vasallos, los s煤bditos, est茅n calladitos y obedeciendo.
Felices de que est茅n comprando todo lo que les anuncian en la televisi贸n. Mientras m谩s atarantados tengan a los televidentes, mejor para ellos.鈥

Censurado en su 茅poca, pon铆a en evidencia la fealdad de la sociedad de su tiempo que perdura hasta hoy. El humor es el 煤nico camino para tomar algo positivo del sistema que solo sirve para dar risa, pero de esa risa f煤nebre, pues se encontr贸 ilustrando realidades que incomodaban a muchos, hac铆an re铆r a otros tantos, pero la situaci贸n no cambiaba.

Rius es peculiar en su expresi贸n, es un revolucionario del trazo, su legado nos refleja lo que hemos retrocedido, pero nadie concibe al maestro sin una carcajada.

Uno de los mejores moneros de la historia, y una parte de la historia a su monera.

驴Qu茅 te pareci贸 este articulo?

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.