Caminos docentes, la biografía de un profesor mexicano que edificó la labor de los maestros

*Mílada Bazant rescata de los archivos históricos la vida de Clemente Antonio Neve

“Caminos docentes. Entre injertos, abonos y venenos. Clemente Antonio Neve 1829-1905”, es el título de la biografía histórica más reciente de Mílada Bazant, quien ha dedicado gran parte de su investigación a realizar importantes y connotadas biografías históricas amparadas en el rigor de las ciencias sociales.

El libro editado por El Colegio Mexiquense, recrea la vida de un profesor del incipiente Estado de México, un hombre paradójico, controvertido y polémico, un maestro a quién le tocó vivir el largo y sinuoso camino de México en busca de su construcción como nación, luchando contra el desinterés de los padres de familia de la época, para que los niños, mayoritariamente indígenas, recibieran instrucción digna.

Una buena parte de los mexicanos que vivió durante el siglo XIX conoció sólo el pueblo donde nació. En el centro de las localidades estaban la iglesia, el palacio municipal, la plaza con su tradicional quiosco, unos cuantos comercios y alrededor de estas edificaciones los terrenos con sus casas. La mayoría de los pueblos del centro de México tenía entre 500 y 2 000 habitantes, quienes se dedicaban por lo regular a la agricultura de temporal, que proporcionaba escasos recursos para la supervivencia familiar. Naucalpan, donde trabajaba el maestro Neve hacia 1866, era un pueblo típico, con estas características.

El macroespacio, para Neve, constaba de 5 a 20 kilómetros, recorridos en carruaje, a caballo o a pie. En ese tiempo tener caballo era considerado un lujo, de manera que 80% de los mexicanos caminaba durante horas.

“Creo que es difícil, si no imposible, imaginar la vida de Clemente Antonio Neve si no se conocen los caminos que recorrió, los ríos que atravesó, los paisajes que vio, las casas donde vivió. Por ello, para adentrarme en el ritmo cotidiano de la historia y de su historia, utilizo diversos tipos de imágenes que ejemplifican el ejercicio metodológico llevado a cabo con los recorridos que realizó mi protagonista, maestro rural indígena y autor de varios textos y métodos escolares, quien alcanzó la gloria de su carrera docente durante la época de Maximiliano.” Mencionó la autora del libro.

El profesor Clemente Antonio Neve Nació en la ciudad de México en 1829 cuando las epidemias y los pronunciamientos eran el pan de todos los días y murió en 1905 cuando los detonadores de inconformidad social del régimen porfirista eran más que evidentes. Ni en las épocas de gloria ni en su carrera magisterial ganó un sueldo digno, que fuese suficiente para que él gozara con su esposa y sus dos hijos, de un techo y comidas decorosas.

La autora se dedicó a plasmar en las páginas del libro, algunos episodios de la vida de Clemente durante los años del Segundo Imperio y devela las características de la educación popular de la época, a través de un docente que fue considerado “conflictivo” debido a la perseverancia de sus ideales, los cuales consistían en tener un sitio digno y un grupo de alumnos constante para poder llevar a cabo su trabajo.

Clemente Antonio Neve, ejerció la docencia de manera ininterrumpida de 1855 a 1903. Radicó en varios pueblos de Hidalgo, Puebla, Estado de México y en diversas municipalidades de la ciudad de México. Eran pequeñas localidades que luchaban contra la anarquía, guerras y escasez de recursos y en ese ambiente caótico lidiaban también para que los niños fuesen a la escuela. Ninguna escuela era igual a otra, la parte que definía la calidad era la vocación y preparación del maestro.

Clemente Antonio, nos dice la autora, me abrió una puerta distinta al México del siglo XIX.  El estudio de una época a través de un personaje, asegura, permite adentrarse a un pasado “vivo,” “auténtico,” debido a que la abundancia de documentos biográficos es rica, variada y contrastante. La escala de observación es microscópica y el análisis del material documental revela hechos que expanden una realidad multiforme, plural, caleidoscópica. Enfatiza que la potencia de la biografía modernaderiva de un cruzamiento con otras disciplinas como la historia cultural, la de las mentalidades, la microhistoria, las emociones y los sentimientos y otras más, siempre moduladas social y culturalmente.

La obra fue recientemente presentada en la Feria Internacional del Libro del Estado de México y en la Benemérita y Centenaria Escuela Normal para Profesores de Toluca.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.