Wes Anderson y Roald Dahl, cuatro historias cortas

A unos meses del estreno de su largometraje Asteroid City los fanáticos del cineasta Wes Anderson se encontraron con la agradable sorpresa de que no tendrían que esperar mucho para ver más de su cineasta favorito. 

En el pasado festival de Venecia, Anderson presentó su medio metraje La maravillosa historia de Henry Sugar, la primera de cuatro adaptaciones que el cineasta realizaría de la obra de Roald Dahl. 

Esta adaptación de su obras por parte de Anderson llega poco después de la controversia por la purga de las obras de Dahl. Una decisión de la editorial Puffin que causó revuelo a principios de año por la publicación de las obras del autor suprimiendo o modificando referencia al género, raza y aspecto físico de sus personajes para “evitar ofender” a algunas personas. 

En Venecia, Wes habría dicho a la prensa “probablemente yo sea la peor persona a la que preguntar sobre este tema, porque si me preguntan a mi, ¿debería permitirse a Renoir retocar uno de sus cuadros y modificarlo? Yo diría que no”. “Desde luego, nadie que no sea autor debería modificar el libro de alguien. Esta muerto”.

Para respiro de muchos la editorial Puffin después de la indignación decidió volver a publicar los libros sin censura a finales de año.

Con su característico estilo el cineasta norteamericano recurre a actores como Benedict Cumberbatch, Dev Patel, Ben Kingsley y Ralph Fiennes para adaptar cuatro obras de Dahl, La maravillosa historia de Henry Sugar, Veneno, El desratizador y El cisne.  En palabras del cineasta en lo que es “más como una pequeña presentación teatral”. 

La obra de Roald Dahl no es extraña a la pantalla grande. El escritor habría realizado trabajo de guion en la pantalla grande para filmes como Solo se vive dos veces (1967) y El enterrador nocturno (1971).

El mismo Wes ya habría adaptado una de sus obras El fantástico Sr. Zorro en 2009 con animación en stop motion. Y algunos ya clásicos del cine como Willy Wonka y la fabrica de chocolates (ambas versiones, 1971 y 2005), Matilda (1996) y Las brujas (1990) están basadas en su obra.

¿En que orden ver los cortos de Anderson?

Las cuatro obras de Wes Anderson basadas en las historias de Dahl se encuentran disponibles en Netflix. Están basada en cuatro de los siete cuentos que integran el volumen Historias extraordinarias de Roald Dahl, publicados en 1977.

Estas son historias diferentes y se pueden disfrutar de manera individual. Tienen la caracteristica común de contar con Ralph Fiennes intrepretando al mismo Dahl, para dar notas a las historias.

Una caracteristica destacada es que por su brevedad son más amigables al público que no es tan asiduo a la filmografía de Anderson. Y resultaran un deleite para sus fanáticos.

Por su calidad y narrativa podríamos sugerir el siguiente orden para su vista:

El desratizador (17 min)

En un pueblo inglés un periodista y un mecánico escuchan la hipnótica y por momentos espeluznate técnica de un cazador de ratas para deshacerse de sus presas.

Este corto es el más minimalista de los cuatro, cuenta con la extraordinaria y por momentos espeluznante interpretación de Ralph Fiennes como el cazador de ratas.

El cisne (17 min)

Un niño pequeño pero brillante es perseguido por dos abusones y solo cuenta con su ingenio para burlarlos.

Este corto destaca por su desenlace, aunque buena parte de los acontecimientos solo podemos conocerlos a través de las palabras del actor Rupert Friend. Por lo que por momentos puede resultar confuso.

Veneno (17 min)

En la India, hombre inglés descubre que una serpiente venenosa se ha deslizado en su estomago. Un asociado y un médico tratarán de salvar su vida, mientras que este no puede moverse.

Dev Patel, Ben Kingsley y Benedict Cumberbatch interpretan a los protagonistas, quienes mantienen un intenso relato con toques de humor.

La maravillosa historia de Henry Sugar (39 min)

Henry Sugar (Benedict Cumberbatch) es un hombre rico y apostador que descubre un misterioso cuaderno. Este cuenta la historia de un hombre que tenía la particular habilidad de ver sin sus ojos. Esto lo llevará a cultivar esta habilidad para hacer trampa en las apuestas.

Este mediometraje es el plato fuerte de las cuatro historias. Es la más completa de las historias a nivel narrativo y visual. Con el simpre cambio de fondos y su narración nos da esa sensación teatral de la que hablaba el cineasta y nos transporta por diversos escenarios. Además de contar con un desarrollo más completo de personajes. 

La historia de Henry Sugar además da espacio a la reflexión con la historia de un hombre que en su viaje se replantea su existencia. 

Autor

¿Qué te pareció este articulo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.