Los Inmortales

Por Óscar Fernández

“Los sueños, pequeñas rebanadas de la muerte, ¡como las detesto!”

                                                                                               Edgar Allan Poe

En los años ochenta llegaron los inmortales, de dudoso origen y de imposible muerte, tal fue así que una saga infinita de películas de terror llenó las pantallas, empezando por Pesadilla en la calle del infierno (A nightmare on Elm Street), con 9 partes tormentosas hasta la muerte de su protagonista. 

Freddy Krueger se convirtió en verdugo dentro de los sueños de los jóvenes para los que dormir se había convertido en una condena de muerte. el horrible personaje se presentaba en los sueños con la cara deforme, un suéter de rayas rojas y verdes, coronado por un viejo sombrero, en ocasiones empolvado, en su mano derecha una garra metálica de afiladas cuchillas con las que les arrebataba la vida a sus víctimas, su característico humor negro hacía explotar al espectador en horro-comedia. Pero la música, era imposible de tolerar, la banda sonora de la película podía hacer que uno terminara con sus uñas antes de que apareciera el malvado y vengativo Krueger. 

Freddy Krueger tuvo un éxito tremendo, interpretado por Robert Englund y creado por el ya fallecido director Wes Craven. Tuvo una saga de películas donde sometió por medio de sus sueños a muchos jóvenes que le tenían tanto miedo a dormir que luchaban por permanecer despiertos, en una psicosis que los vencía el cansancio y no podían saber si estaban despiertos o ya su realidad pertenecía al mundo onírico.

El argumento de la película trata a un asesino que en vida fue asesinado por los padres de aquellos jóvenes de una pequeña localidad. Freddy Krueger fue quemado vivo por haber asesinado a varios niños, pero él en un pacto con la muerte solo puede vivir en los sueños de los hijos de sus verdugos y cada joven que asesina lo hace más fuerte. Krueger en los sueños se presenta deformado y con las cuchillas de su garra afiladas, él solo vive en los sueños de aquellos muchachos que si son asesinados en el mundo onírico pierden la vida en el mundo real.

Los padres no creen que los muchachos de la localidad puedan ver a este engendro, entonces entre ellos se reúnen y procuran buscar la manera de matar al demente evocando la mejor versión de ellos mismos en los sueños con sus super poderes. Para mi gusto la mejor película es la tercera parte, Los Guerreros de los Sueños ( The warriors of dreams).

La primera entrega fue en 1984, y aunque son 6 partes se manejan 9 por algunas otras adaptaciones incluyendo una serie que se llamó “Las pesadillas de Freddy” en definitiva, nunca había sido tan poco placentero dormir.

Otro engendro inmortal fue Jason Voorhees, asesino serial que con una máscara de hockey y un afilado machete se convierte en un asesino serial a orillas del lago cristal. Jason es muy alto, mide ceca de dos metros, y muy fuerte, mata con brusquedad y violencia a los jóvenes que encuentra a su paso, no tiene un origen claro y matarlo se convierte en misión imposible.

Su argumento es escueto, un campamento de verano reabre sus puertas tras estar varios años cerrado en el Lago Cristal a raíz de un accidente, y a partir de ese suceso empieza a aparecer gente muerta sin causa aparente, aunque el espectador es testigo ocular de todos los bestiales asesinatos que es capaz de cometer Jason. En ocasiones se le ve sin la máscara de hockey y es un ser brutalmente deformado con rasgos imposibles de dibujar en la mente.

Debo decir que la banda sonora y el suspense son lo que salvan a la cinta, la espera del encuentro entre la víctima y el asesino es lo que pone los nervios de punta, aunque aquí si se pasaron un poco pues el tipo que empuña el machete tuvo una saga de 12 películas, siendo de las más largas de la historia. Kane Hooder fue el mejor Jason considerado por muchos, aunque hubo infinidad de actores que interpretaron el papel.

Para finalizar hablaré de Halloween, una saga que inició en 1978. Nos describe a otro villano imposible de matar; Michael Myers, quien lleva una máscara blanca y un cuchillo de cocina para asesinar a sus víctimas, en realidad su máscara es un modelo de látex del personaje de ciencia ficción Capitán Kirk de Star Trek, interpretado por el actor canadiense Willian Shatner.

Con 620 millones de dólares, la saga de Halloween es la segunda película más taquillera de terror, el argumento también es escueto, pues Michael Myers a la edad de 6 años mata a su hermana mayor a cuchilladas, por tal motivo es enviado a un hospital psiquiátrico por años, hasta que escapa y va en busca de su hermana menor para que corra el mismo destino, pero ella fue adoptada por otra familia siendo niña.

La película incurre en la eterna persecución y la inmortalidad de Michael Myers, quien también fue interpretado por muchos actores, y entre ellos destaca Tony Moran; el primero en interpretar al personaje en las dos partes iniciales. Se lo han currado muy poco con estos argumentos, aunque lo que es imperdible, sin duda la banda sonora, un himno a la desquicia.

Autor

  • Óscar Fernández

    Autor de 12 novelas con alto contenido social donde desnuda el alma humana . Entre sus temas frecuentes se encuentran la injusticia, el desamparo, la soledad y la forma en que las buenas personas salen adelante de los embistes de la vida. Ha entablado conversación con los grandes pensadores del siglo a quienes referencia en sus artículos. Habla inglés, francés, gallego, español y árabe. Ha trabajado por los desfavorecidos en Palestina y actualmente reside en México.

¿Qué te pareció este articulo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.